Blog

Diabetes y sexualidad masculina

Mi experiencia con Juan (diabético)

A lo largo de mi vida, no he tenido rechazos con los hombres, es más, sin ánimo de parecer vanidosa puedo confirmaros que he disfrutado de mucho éxito en este campo, o poco, según con quien lo queráis equiparar, pero jamás me habían rechazado, hasta que llegó Juan.

En un verano, ( veraneamos los dos en Cádiz), por  primera vez soy yo la que decide manifestarse a un hombre ocho años mayor, guapo muy guapo, alto, delgado, atractivo, con mucha clase y sensualidad en sus formas, para mi el amor de mi vida, pese a todo así es aún a día de hoy.

Por suerte, aceptó mi declaración y comenzamos una mini-relación, demasiado corta en el tiempo, pero muy intensa…muy a mi pesar.

Se acaba el verano y su atracción a las mujeres, algo que yo desconocía, le devuelve a la vida que siempre había llevado y yo hasta entonces desconocía. Relaciones abiertas, ligues de Internet, compañeras trabajo…. En fin, cada uno elige lo que quiere para su vida y sus relaciones, él eligió ese camino que ya llevaba recorriendo tantos años, nada que juzgar por mi parte, no tengo derecho, todo lo que nos hace feliz es válido.

Pero eso me dejó muy desorientada, porque no me daba ese perfil en la intimidad.

Lo que yo quiero compartir con vosotros, es la relación sexual vivida con este señor, porque es algo que desconocía y que a la vez me desequilibró durante unos meses, tanto que decidí meterme a conocer su enfermedad para saber si era una actitud voluntaria o podría ser causa de su diabetes y tendencias depresivas.

Las pocas veces que practicamos sexo, no tenía erecciones, siempre pensé que era porque yo no le atraía, no le gustaba como mujer ni tendría feeling conmigo, que simplemente estaba en una época vacacional sentimental y por eso me aceptó.

Todo esto fruto de mi ignorancia sobre los efectos de la diabetes en el sexo.

Con lo cual mi comportamiento no fue del todo correcto, no hacía más que comerme el coco, mis pajas mentales, mis desconfianzas, mis inseguridades….en fin

Finalmente llegué a la conclusión (os lo hago saber para la que viva lo mismo), que pocas cosas pueden erosionar la autoestima masculina tanto como las dificultades de erección apropiada para llegar al final de una relación sexual placentera.

De ahí sus cambios de humor y su mal hacer cuando daba por finalizada la actividad sexual; fría, distante, pensativa, seria la frustración que seguramente sentía y nunca me confesó?

Chicas debéis saber que en el hombre con diabetes es frecuente dados sus trastornos circulatorios y neuropáticos la disfunción eréctil, esto les genera mucha desconfianza y les hace más difícil aún afrontar la relación con seguridad por el temor a fracasar y por ello la comunicación con la pareja no suele ser habitual ya que tienen miedo a que la misma pueda  malinterpretar algunas conductas, como fue mi caso, pensando que era por mi culpa por falta de atractivo para él por pensar que había otros sentimientos, creer que era por falta de deseo hacia mí como mujer.

No se lo puse fácil tampoco., pero a día de hoy os puedo asegurar claramente que se puede disfrutar  de la sexualidad, es sólo hablarlo e intentar la mejor comunicación.

 

Nos falló la comunicación.

 

Conocer el cuerpo de tu pareja diabética sumado a una buena comunicación es el mejor camino hacia el placer. Todo y que yo sin tenerlo disfruté mucho con Juan sin tener esa erección que tan acostumbrada nos tiene a las mujeres, reconozco que Juan no lo necesitó para que yo me sintiera durante el acto, absolutamente complacida., pero evidentemente él querría que las cosas fueran diferentes, supongo, tradicionales.

 

No entendía nada de su comportamiento, finalizado el acto, por ello he aprendido cómo actuar ante un hombre con problema de diabetes, algo que quiero compartir con vosotras/os que estoy segura os servirá de ayuda.

El papel de la mujer es muy importante tanto en los motivos como en las soluciones de la disfunción en el  hombre, puesto que ellos pueden sentir mucha excitación y deseo por ti y aún así no tener la respuesta física.

Si una mujer se lo propone y quiere puede tener una influencia muy positiva en la solución de los problemas de erección. Estimular al hombre, proponer cambios y abrirse a nuevas experiencias, ese es el mejor plan.

 

La comunicación en la pareja es fundamental, los puntos eróticos, buscarlos, sentirlos, hablarlos, la piel es la fuente de sensaciones  sabiendo esto y con una gentil y dulce estimulación tendrás una perfecta relación de pareja y sabrás que todo el cuerpo es una zona erógena todo ello es un punto G independientemente del tamaño del pene y de la erección.

 

Pocos hombres parecen saber que la  zona más sensible de la vagina se encuentra en los dos primeros centímetros de la entrada (vulva) con lo cual la importancia del tamaño del pene poco tiene que ver con el placer de la mujer, esto sin tener en cuenta que la vagina tiene los tejidos que se contraen al ser estimulada, es capaz de presionar y adaptarse al pene; igualmente, el clítoris reacciona al tacto, a ello le sumas que es el punto G por excelencia de las mujeres se puede concluir que la penetración y el tamaño pasan a ser un tema opcional.

 

Cuando hay amor, deseo y ganas, no tiene ninguna importancia, porque el hombre sabe como hacer sentir lo mejor a la mujer, no dejéis que eso sea un impedimento para disfrutar de vuestro sexo y hacerle disfrutar, no es una enfermedad es un punto a tener en cuenta a la hora de realizar el sexo, puede incluso ser más placentero dado que los preeliminares se alargan y la pareja se tiende a conocerse más y mejor.

Ayuda a incrementar la confianza y la intimidad, el orgasmo es más placentero y conocerás mejor el cuerpo de tu pareja.

 

Masturbación, palabras alusivas, juegos, besos, caricias…….

La diabetes no sea un punto negro en la relación, vívela y hazla vivir. Nunca es tarde para renovar la relación en la pareja, no es un problema

 

Con Juan nunca más he tenido relación, se fue a vivir a Canadá, pero tuve una actividad sexual plena, desde aquí decir que la que lo tenga es una mujer envidiada, pero que se tiene que trabajar la sexualidad porque vale la pena y una mala actitud puede revertir en una falta de erección acentuada por la diabetes

Vale la pena informarse y actuar, justo lo que a mi me faltó

 

 

Mi mejor sexo mi mejor amor mi mejor lección. Juan

 

 

 

Mi experiencia con Juan (diabético)

 

A lo largo de mi vida, no he tenido rechazos con los hombres, es más, sin ánimo de parecer vanidosa puedo confirmaros que he disfrutado de mucho éxito en este campo, o poco, según con quien lo queráis equiparar, pero jamás me habían rechazado, hasta que llegó Juan.

En un verano, porque veraneamos los dos en Cádiz, por  primera vez soy yo la que decide manifestarse a un hombre ocho años mayor, guapo muy guapo, alto, delgado, atractivo, con mucha clase y sensualidad en sus formas, para mi el amor de mi vida, pese a todo así es aún a día de hoy.

Por suerte, acepto mi declaración y comenzamos una mini-relación, muy a mi pesar y deseos fue demasiado corta en el tiempo, pero muy intensa.

Se acaba el verano y su enganche a las mujeres, algo que yo desconocía, le devuelve a la vida que siempre había llevado y yo hasta entonces desconocía. Relaciones abiertas, ligues de Internet, compañeras trabajo…. En fin, cada uno elige lo que quiere para su vida y sus relaciones, él eligió ese camino que ya llevaba recorriendo tantos años, nada que juzgar por mi parte, no tengo derecho, todo lo que nos hace feliz es válido.

Pero eso me dejó muy desorientada, porque no me daba ese perfil en la intimidad.

 

Lo que yo quiero compartir con vosotros, es la relación sexual vivida con este señor, porque es algo que desconocía y que a la vez me desequilibró durante unos meses, tanto que decidí meterme a conocer su enfermedad para saber si era una actitud voluntaria o podría ser causa de su diabetes y tendencias depresivas.

 

Las pocas veces que practicamos sexo, no tenía erecciones, siempre pensé que era porque yo no le atraía, no le gustaba como mujer ni tendría piel conmigo, que simplemente estaba en una época vacacional sentimental y por eso me aceptó.

Todo esto fruto de mi ignorancia sobre los efectos de la diabetes en el sexo.

Con lo cual mi comportamiento no era bueno hacia el, mis pajas mentales, mis desconfianzas, mis inseguridades….en fin

No interpreté sus formas de manera real.

 

Finalmente llegué a la conclusión (os lo hago saber para la que viva lo mismo), que pocas cosas pueden erosionar la autoestima masculina tanto como las dificultades de erección apropiada para llegar al final de una relación sexual placentera.

De ahí sus cambios de humor y su mal hacer cuando daba por finalizada la actividad sexual; fría, distante, pensativa, seria la frustración que seguramente sentía y nunca me confesó?

Chicas debéis saber que en el hombre con diabetes es frecuente dados sus trastornos circulatorios y neuropáticos la disfunción eréctil, esto les genera mucha desconfianza y les hace más difícil aún afrontar la relación con seguridad por el temor a fracasar y por ello la comunicación con la pareja no suele ser habitual ya que tienen miedo a que la misma pueda  malinterpretar algunas conductas, como fue mi caso, pensando que era por mi culpa por falta de atractivo para él por pensar que había otros sentimientos, creer que era por falta de deseo hacia mí como mujer.

No se lo puse fácil tampoco., pero a día de hoy os puedo asegurar claramente que se puede disfrutar  de la sexualidad, es sólo hablarlo e intentar la mejor comunicación.

 

Nos falló la comunicación.

 

Conocer el cuerpo de tu pareja diabética sumado a una buena comunicación es el mejor camino hacia el placer. Todo y que yo sin tenerlo disfruté mucho con Juan sin tener esa erección que tan acostumbrada nos tiene a las mujeres, reconozco que Juan no lo necesitó para que yo me sintiera durante el acto, absolutamente complacida., pero evidentemente él querría que las cosas fueran diferentes, supongo, tradicionales.

 

No entendía nada de su comportamiento, finalizado el acto, por ello he aprendido cómo actuar ante un hombre con problema de diabetes, algo que quiero compartir con vosotras/os que estoy segura os servirá de ayuda.

El papel de la mujer es muy importante tanto en los motivos como en las soluciones de la disfunción en el  hombre, puesto que ellos pueden sentir mucha excitación y deseo por ti y aún así no tener la respuesta física.

Si una mujer se lo propone y quiere puede tener una influencia muy positiva en la solución de los problemas de erección. Estimular al hombre, proponer cambios y abrirse a nuevas experiencias, ese es el mejor plan.

 

La comunicación en la pareja es fundamental, los puntos eróticos, buscarlos, sentirlos, hablarlos, la piel es la fuente de sensaciones  sabiendo esto y con una gentil y dulce estimulación tendrás una perfecta relación de pareja y sabrás que todo el cuerpo es una zona erógena todo ello es un punto G independientemente del tamaño del pene y de la erección.

 

Pocos hombres parecen saber que la  zona más sensible de la vagina se encuentra en los dos primeros centímetros de la entrada (vulva) con lo cual la importancia del tamaño del pene poco tiene que ver con el placer de la mujer, esto sin tener en cuenta que la vagina tiene los tejidos que se contraen al ser estimulada, es capaz de presionar y adaptarse al pene; igualmente, el clítoris reacciona al tacto, a ello le sumas que es el punto G por excelencia de las mujeres se puede concluir que la penetración y el tamaño pasan a ser un tema opcional.

 

Cuando hay amor, deseo y ganas, no tiene ninguna importancia, porque el hombre sabe como hacer sentir lo mejor a la mujer, no dejéis que eso sea un impedimento para disfrutar de vuestro sexo y hacerle disfrutar, no es una enfermedad es un punto a tener en cuenta a la hora de realizar el sexo, puede incluso ser más placentero dado que los preeliminares se alargan y la pareja se tiende a conocerse más y mejor.

Ayuda a incrementar la confianza y la intimidad, el orgasmo es más placentero y conocerás mejor el cuerpo de tu pareja.

 

Masturbación, palabras alusivas, juegos, besos, caricias…….

La diabetes no sea un punto negro en la relación, vívela y hazla vivir. Nunca es tarde para renovar la relación en la pareja, no es un problema

 

Con Juan nunca más he tenido relación, se fue a vivir a Canadá, pero tuve una actividad sexual plena, desde aquí decir que la que lo tenga es una mujer envidiada, pero que se tiene que trabajar la sexualidad porque vale la pena y una mala actitud puede revertir en una falta de erección acentuada por la diabetes

Vale la pena informarse y actuar, justo lo que a mi me faltó

 

 

Mi mejor sexo mi mejor amor mi mejor lección. Juan

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Nuestros últimos tweets

Newsletter
Contacto

Calle Comte d'Urgell, 149

08036, Barcelona (España)

+34 620 28 29 23

+34 620 282 923
BarcelonaEscorts