Blog

Vínculo con los clientes

madame reputación españa barcelona escorts

Despedida de un cliente a la madame

Quiero compartir con todos vosotros, un hecho real, que hace muy poco me ha pasado, y sinceramente nunca supe si haría bien o mal en publicarlo, hasta que he decidido hacerlo como un homenaje a mí querido amigo J.M

Hay varios tipos de clientes en este oficio, el crítico, el curioso, el misógino, el justiciero, el conversador…. En este caso J.M lo tenía todo, pero sólo lo bueno.

Nos conocimos personalmente, algo que ya no pasa, puesto que actualmente es la chica la que recibe al cliente y el apartamento en el que se encuentran está completamente vacío, con lo cual yo nunca veo físicamente a los clientes, excepto en casos muy especiales.

J.M  venía a el apartamento y siempre lo hacía media hora antes para charlar un rato conmigo mientras se tomaba su chivas, hablábamos de su familia sus hijos, a los que adoraba, su ex, a la que también respetaba mucho y se quejaba de su actual mujer que según el tiempo y como es habitual le dio la razón, no era buena mujer.

Estaba un poco incapacitado de su lado izquierdo por un ictus, y el habla no era fácil, pero era tan cariñoso que valía la pena tener nuestras charlas, pese a lo difícil que se me hacía entenderle.

Una de las chicas con las que estaba tuvo un problema con su pareja, y se vio en la calle, sin dinero y sola, yo en una de nuestras conversaciones se lo comento como anécdota de las cosas que pasan entre las chicas escorts y sus parejas, y cual fue mi sorpresa quiso darle un sobre con mucho dinero para que pudiera alquilarse un piso, así sin más, sin ni siquiera querer tener más sexo con ella para recuperar su dinero, en absoluto, por simple caridad.

Cuento esto, para haceros entender el nivel de persona humana que era J.M

Un día me dijo que se iba  a Madrid porque estaba de médicos y ahí con su hija todo era más fácil, tenía 75 años.

Efectivamente así fue, y por eso no tuve contacto en unos meses con el, puesto que yo nunca uso el teléfono de los clientes salvo para responder a sus sms.

Una tarde tomando un café en la terraza me suena el teléfono y ¡que alegría! J.M

Hola Laura ¿sabes quien soy?

Claro que si, amigo, J.M ¿cómo vas con los médicos?

Bueno, pues te llamo para despedirme

 

Os podéis imaginar, con su especial forma de hablar y mi asombro, no había manera de creerme nada de lo que me contaba.

Que si Laura,  que los médicos me han dicho que en 7 días como mucho ya me voy para siempre, pero estoy bien tengo dos chicas que me cuidan de día y de noche y estoy encantado con ellas, sólo quería decirte Adiós

¡Dios Mio!

No lo podía creer, su entereza, su fuerza y lo más impresionante tenerme presente en ese momento de su vida, pero así fue, aunque no le creí y prueba de ello, le llamé dos semanas más tarde y me respondió una voz femenina

-Hola Laura

Podéis imaginar mi cara, quise morirme

-Hola, quería hablar con J.M

-Ha muerto hace dos días, y tengo tu nombre grabado en su teléfono, lo que me indica que has sido buena persona y amiga de mi padre.

En fin, yo salí del paso lo mejor que pude, era su hija de la que tanto me había hablado, y al parecer a ella de mi como una amiga con la que charlaba en Barcelona y tomaba café, fue espectacular esa señora, y me impresionó tanto que le dije lo mucho que J.M había querido a sus hijos y familia

Comparto con vosotros esta vivencia porque os quiero transmitir los lazos que a veces se crean en este mundo, de la misma manera que el me apreciaba yo tengo que decir que era un señor al que respetaba y tenía gran cariño.

Es la parte que nadie quiere ver ni tiene interés en saber del mundo de las escorts y los señores, la parte humana y emocional, pero si, así es existe.

Somos personas que nos conocemos, y algunos desaparecen, pero otros seguimos en contacto porque como le ocurre a un panadero, a un policía o a un arquitecto con sus compañeros de trabajo, aquí al final establecemos vínculos de compañeros ¿por qué no? de trabajo

Gracias por tu amistad J.M fuiste un gran hombre, gran persona y excelente ser humano.



Nuestros últimos tweets

Newsletter
Contacto

Calle Comte d'Urgell, 149

08036, Barcelona (España)

+34 620 28 29 23

+34 620 282 923
BarcelonaEscorts