Blog

Te quiero pero tengo sexo con otras

No creo que exista el hombre inmune a la infidelidad, a la tentación del placer con pareja ajena, y ya sin contar el que se mueve en ámbitos de mujeres con ganas de desarrollar su poderío femenino.

Creo que la infidelidad es como una gripe, como una epidemia sólo se da cuando se encuentra el virus adecuado, entonces te pilla la fiebre.

También y antes de censurar este comportamiento, que no es en absoluto mi intención,  es digno decir que el hombre/mujer  que llega a casa cansado, con sofocos laborales, con broncas con sus compañeros y se encuentra con su pareja, que ya ha perdido mucha de su gracia de su belleza de su buena actitud, llena de reproches y críticas, intente aliviar su ego y dignidad de hombre en otros brazos. El papel de la pareja es determinante para ser infiel o no.

Ya lo dijo un japonés “El mejor remedio contra la infidelidad es satisfacer al hombre física y mentalmente”, sentenció  Shionagi, “pues la soledad es uno de los móviles para que él busque a otra”.

Es evidente que la sexualidad en la pareja tiene una importancia máxima, influye de manera transcendental, para el bien de ambos, es imprescindible, y toda aquella que no le de ese valor es carne de infidelidades, algo que generalmente se sacia con el  sexo más fácil, placentero, rápido y cercano como es el sexo de pago. Todos sabemos donde encontrarlo en sólo unos minutos.

El dialogo en la pareja es de gran utilidad y la ausencia de ella un error fatal, conocer los gustos de cada uno y ser conscientes que ninguno está en la absoluta posesión de la verdad, ayuda mucho a llegar a un punto de encuentro perfecto para conocer nuestros cuerpos y saberlos disfrutar, sin tener que recurrir a una tercera persona.

Te quiero pero tengo sexo con otras

 

Todo esto es verdad pero no olvidar que en algunas ocasiones se da la mala relación en pareja, simplemente porque ya no es la adecuada, nos queremos, pero de otra manera, en ese caso lo más recomendable es estar seguros que el amor que tenemos a nuestro lado es de nuestra talla, que no nos oprime ni hace herida.

 

Todo no vale, para mantenerse en pareja.

La soledad a veces asusta, pero si la buscamos y elegimos es maravillosa y preferible a tener que humillarnos y desvalorizarnos.

Todas las relaciones tienen contratiempos, no existe la pareja perfecta, la compresión y la amistad es lo que hace una relación duradera, libre, feliz…

No des por entendido nada, establece las normas y renueva tu cariño cada poco tiempo con hechos.

Respeto, compromiso y equilibrio, son las mejores pautas para hacer de tu pareja una relación estable, duradera y satisfactoria.

Abre tu rutina también en la parte sexual, ya que el aburrimiento puede ser tu mayor enemigo.

Si hay que disfrutar del sexo que seamos las dos partes.

 

 

 

 

 

 



Nuestros últimos tweets

Newsletter
Contacto

Calle Comte d'Urgell, 149

08036, Barcelona (España)

+34 620 28 29 23

+34 620 282 923
BarcelonaEscorts